Posteado por: josejuanmorcillo | julio 31, 2019

Hundimiento político

Miren que me cuesta articular la palabra fracaso, les aseguro que me incomoda teclear en mi ordenador este término porque ni creo en él ni lo abandero. No hablo de fracaso cuando una pequeña empresa debe echar el cierre, sino de mala suerte y de un diseño equivocado del plan de lanzamiento y de mejora del negocio; nunca hay que decirle a un alumno repetidor que su año académico ha sido un fracaso, sino que tiene la oportunidad de centrarse más y mejor, de estar tranquilo y concentrado porque los errores son la base del conocimiento, sin ellos no habríamos progresado como seres humanos; un divorcio no es un proyecto de familia fracasado sino una puerta abierta a otras opciones que se nos presentarán en la vida, puerta que debe franquearse con serenidad y con esperanza. Un negocio, un curso académico o una pareja que no salen adelante nunca hay que entenderlos, pues, como fracasos.

Pero nos han enseñado a temer al fracaso. Nuestra cultura, capitalista y competitiva, nos transmite un culto obsesivo a la perfección en la imagen, en las relaciones personales, en el trabajo, en el deporte… Ese terrible miedo a ser un fracasado ha sido catalogada ya por los expertos como atiquifobia (del griego atiji, `sin suerte´).

Usado en el ámbito marítimo, el verbo fracasar es relativamente moderno —Cervantes fue uno de los primeros en usarlo— y nos viene del italiano fracassare (`romper o quebrarse una nave por el medio, hundirse´). Cuando don Quijote (I, 25) decide retirarse a hacer penitencia en una peña, le confiesa a Sancho que eso del retiro penitente es más fácil para él que «hender gigantes, descabezar serpientes, matar endriagos, desbaratar ejércitos, fracasar armadas y deshacer encantamientos».

Nuestros políticos, barquichuelas deterioradas que solo navegan juntas cuando deciden subirse el sueldo o asestar un pelotazo inmobiliario, no padecen atiquifobia a pesar de que el Congreso hace agua hasta por la mesana. No han cumplido los diputados con el mandato de las urnas: dialogar y formar Gobierno. Veremos dentro de unos meses si el hundimiento es grave o salvable, pero están tardando en achicar.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: