Posteado por: josejuanmorcillo | mayo 22, 2019

La venda

Yo fui uno de los millones de españoles que el sábado por la noche cenaron frente al televisor para continuar con la tradición familiar de seguir en directo el festival de Eurovisión. Reconozco que me gustaba más el de la OTI, pero nos lo quitaron, aunque lo cierto es que de pequeño tenía el corazón partido entre los dos: por el primero, por el europeo, porque quería que España ganase a aquellos países que tanta ventaja nos llevaban en lo económico, en lo social y en lo futbolístico: presenciar esa victoria en blanco y negro era motivo de orgullo nacional, significaba para nosotros quitarles la venda a esos países que nos veían por encima del hombro como un destino turístico exótico o como el hermano pobre del continente que les enviaba a sus analfabetos y famélicos emigrantes para que estos enviaran dinero a casa y, con suerte, lograran amasar una pequeña fortuna. En cambio, por el otro, por el iberoamericano, la sensación era muy distinta porque participábamos regodeándonos en la vanidad de que éramos la madre patria y hasta nos atrevíamos a ser nosotros quienes mirábamos desde arriba a esos países cuyos representantes cantaban en muchas ocasiones con ponchos, plumas y hasta descalzos a pesar de que eran ellos los que siempre nos quitaban la venda de la soberbia y de la prepotencia.

La cuestión es que este año la venda se cayó de nuevo y de nuevo se calló la ilusión de ganar un concurso que es más casposo que un anuncio de coñac. El español no lo hizo mal; cantó bien y al chaval se le vio con ganas y muy ágil en el escenario. Dicen ―porque a mí me cuesta mucho seguir la letra de las canciones― que la del español era de crítica social, que iba sobre la venda de prejuicios que nos atamos los europeos para no ver lacras como la homofobia o la desigualdad, lacras que son más antiguas en Europa que el festival de Eurovisión y el de la OTI juntos. Así que quizás, a las puertas de las elecciones europeas, a pocos les gustó que la venda se cayera, y sobre todo en un país experto en abatir con balas a críos con tirachinas. A ver qué tal se nos da el año que viene.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: