Posteado por: josejuanmorcillo | febrero 13, 2019

“Voxeo”

El voxeo es un deporte que ha vuelto a ponerse de moda en España; de hecho, ahí están las cifras: las licencias se han quintuplicado este último año. Se practicaba mucho durante el franquismo; incluso, aquella España de blanco y negro llegó a jactarse de haber ganado alguna copa europea o mundial, no lo sé, ni tampoco me interesa. Mi padre era muy aficionado a este deporte, y se apoltronaba hasta altas horas de la noche viéndolo por la televisión. Nunca quiso que me quedase con él, en aquel salón con chimenea en la que no terminaban de consumirse los rescoldos de la leña carbonizada. Me decía que no era para niños, pero yo salía de puntillas de mi habitación porque quería compartir con mi padre esos ratos de embelesamiento deportivo. Mi madre, que siempre me oía o que nunca dormía hasta que mi padre volvía a la alcoba, se levantaba de la cama, me alcanzaba en el pasillo y entre empellones y azotazos me metía en la cama destemplada e incómoda sobre la que dormíamos los niños de los años setenta, esos años grises, en blanco y negro, y de pocas explicaciones.

Dicen los entendidos que el voxeo es extraordinario en todos los sentidos. Fomenta el compañerismo y la convivencia, y además te enriquece en valores. En valores deportivos y sociales, dicen, aunque sigo sin entenderlo. Golpear el saco durante un tiempo relaja tensiones y ayuda a la concentración. Quemas toxinas, quemas calorías, quemas malos rollos, quemas bazofia. Mucha bazofia interna que te ensucia las venas y que no te deja dormir en paz, que no te deja conciliar el sueño, como quizás le pasaba a mi padre.

Ahora que tengo mi salón, mi calefacción y mi televisor, alguna vez he seguido un combate de voxeo español, desde el primer asalto hasta el último. Se golpean para debilitar al contrario y siempre buscando el punto más débil y desprotegido para herir, para hacer sangre, y ya abierta la herida arremeten con fuerza sobre ella para que la hemorragia obligue a la anulación del combate por nocaut. Se quemarán toxinas y mucha mala leche, pero le he cogido manía, ustedes me entienden. Prefiero el diálogo, el consenso y el respeto.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: