Posteado por: josejuanmorcillo | enero 23, 2019

El ático

El pasado fin de semana me escapé a Madrid. Mis retiros a la capital son escasos, pero sustanciosos: procuro disfrutarlos en temporada baja, cuando la temperatura es llevadera, la ciudad no se masifica y la oferta cultural es atractiva. Muy poco me importa que la ciudad esté invadida por multinacionales y por franquicias de comida basura; pasear por Madrid desde el anonimato que me procuran mi gorra, mi bufanda y mi abrigo es una bocanada de libertad para mí, que vivo en una capital de provincias, controlado por vecinos y conocidos, acostumbrado a saludar siempre que salgo a comprar, a despachar algún recado, a trabajar o a tomarme un café en el bar de la esquina. Pasear sin ser mirado, gozar de la invisibilidad rodeado de tanta gente, tomarte una infusión con poco azúcar y mucho tiempo en La Central mientras leo las páginas de un libro, desayunar a primera hora en la churrería de San Ginés o en el jardín del Museo del Romanticismo, deambular por el Barrio de las Letras son placeres tan gratificantes que solo se disfrutan con plenitud si se viven muy de tarde en tarde.

En esta ocasión reservé habitación en un hotel de la Plaza Santa Ana, a pocos metros de las casas de Lope de Vega y Cervantes y al lado del Teatro Español, donde Lorca alcanzó el mayor de sus éxitos como dramaturgo con el estreno de Yerma, el 29 de diciembre de 1934. El domingo por la mañana llegué al número 29 de la Gran Vía porque quería contemplar el edificio antes de que sea remodelado en un hotel de lujo. En la novena planta tenía su despacho Ortega y Gasset, y desde él dirigió el filósofo las publicaciones de la Revista de Occidente desde 1923 hasta 1936. Desde ese despacho de la novena planta se fraguó la modernización cultural de España, con una clara visión europeísta, y en él nació en 1937 la Colección Austral. Esa novena planta es ahora propiedad del futbolista Cristiano Ronaldo y hará de ella un ático de lujo, pero desabrigado de libros y de galeradas. Desde allí, cuando él vaya, gozará de las vistas de un Madrid febril y capitalista, de un Madrid muy distinto de este en el que yo me recreo cada vez que lo paseo y lo vivo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: