Posteado por: josejuanmorcillo | diciembre 19, 2018

Veleia

Hay lugares que surgen humildemente y la Historia termina por coronarlos en el trono de la magnificencia. A escasos kilómetros de Vitoria, en el yacimiento de Iruña-Veleia, se han hallado unos grafitos que adelantan hasta el siglo III la primera datación escrita de la lengua vasca. Diseminadas sobre huesos, vidrios y ladrillos se pueden leer palabras sueltas, como zuri (`blanco´), urdin (`azul´) o gorri (`rojo´), y algunos verbos de uso habitual como edan (`beber´), ian (`comer´) y lo (`dormir´). Los que conozcan esta lengua comprobarán que estas palabras apenas han variado en los últimos dos mil años, rasgo que le confiere una gran estabilidad como idioma, pero además es necesario recordar que el vascuence es una lengua antiquísima, que ya se hablaba en la Península Ibérica cuando llegaron los romanos en 218 a. C. y que posiblemente ya existiera antes de que surgiera el griego antiguo. Una lengua, en fin, a la que le debe mucho el español ―el más hablado en el mundo después del inglés―, ya que, gracias al contacto lingüístico que hubo entre aquella y un castellano aún en pañales, las primeras palabras de la lengua de Cervantes se consolidaron suprimiendo la «F-» inicial latina y fijando nuestro sistema fonético en tan solo cinco vocales, frente a las diez de la lengua de Roma.

Los grafitos de Veleia guardan una sorpresa. Se ha encontrado un texto cristiano que se leería como parte de una oración o que escribiría algún miembro de la familia para bendecir su casa: Iesus, Ioshe ata ta Mirian ama (`Jesús, José padre y María madre´). La bellísima sencillez del texto atesora siglos de historia y de tradición; es, por qué no decirlo en las fechas en las que estamos, un belén hecho con palabras, con la humildad de unos trazos pobres e inexpertos, palabras que iluminan el hogar de una familia vasca y cristiana de hace dos mil años, en un rincón ignorado de un gran Imperio que ya había establecido el cristianismo como su religión oficial. Incluso, el topónimo ―Veleia― guarda similitudes fónicas con aquel Belén donde nació Jesús, rodeado de sus padres, José y María.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: