Posteado por: josejuanmorcillo | octubre 3, 2018

Rastreo

Salía yo del supermercado cuando oí a una chica que con una sonrisa de alivio le decía a otra que lo mejor del guásap y del tuíter es que llegaron cuando ellas habían dejado atrás la adolescencia y la insensatez.

―Si estuviesen colgados los vídeos y las fotografías de lo que yo hice, o ciertos comentarios, estaría muerta de vergüenza, tía.

Muchas empresas han contratado a expertos informáticos vestidos con ínfulas de detective para que rastreen las imágenes y las memeces que los aspirantes al puesto ofertado hayan podido colgar en la red en algún momento de exaltación etílica o de paranoia política. Es la nueva moda corporativa: bucear en tu privacidad para sacarte los calzoncillos que hace unos años se te olvidó poner en el cesto de la ropa sucia. Si te los encuentran, te quedas sin el puesto, por guarro. Decía García Márquez―antes de que existiese internet y su pegajosa red de grupos sociales― que todos tenemos tres vidas como tres cajitas independientes, y lo que haya en una no puede volcarse en las otras: una vida pública, visible para la mayoría, la del mundo laboral y social, en la que son analizados tus gestos, palabras y movimientos; hay otra privada, cuyas fronteras son las del ámbito familiar y las de los amigos más allegados, y dentro de las cuales no debe entrar nadie salvo ellos. Nunca debe llegar al ámbito público lo que en privado cuidas y proteges. Y la tercera vida es la íntima, la cajita más pequeña y la más valiosa pues solo tú eres quien sabe qué guardas en ella: si alguien mostrara el secreto de su intimidad al ámbito privado o público, perdería la llama de su identidad y quedaría desnudo y vulnerable ante las miradas de todos.

Las redes sociales son el berbiquí que agujerea la privacidad y la intimidad de nuestras vidas; no nos conducen al fortalecimiento de la personalidad, sino a ser una cabeza visible más dentro de este saturado y asfixiante ganado que es la globalización. Enseñar a los más jóvenes a construir las cajitas de su privacidad y de su intimidad es una asignatura pendiente de familias y docentes.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: