Posteado por: josejuanmorcillo | diciembre 27, 2017

Andrés Iniesta

Cuando presencio un buen partido de fútbol, recuerdo la reflexión del filósofo Francisco Javier Sádaba: jugar bien al fútbol es pensar con los pies. Y si un jugador, como es el caso de Andrés Iniesta, es capaz de transmitir ese pensamiento, esa estética, de manera elegante, medida, marcando los ritmos, entonces nacen el arte y la belleza, y con ellos la emoción. No es fácil materializar una estrategia que se adapte constantemente a cada acción del contrario —como si se tratara de una partida de ajedrez—; ni tampoco lo es jugar bien, triangulando, pasando con exactitud el balón al compañero, golpeando con corrección al balón ―tanto con el pie como con la cabeza― para dejarlo desmayado en los pies de un compañero. No, esto no es sencillo. Pero cuando surge, estalla una belleza en movimiento, en directo, una belleza que queda grabada en la retina y paladeada durante años, recordando aquel partido perfecto o aquella jugada única e irrepetible, quizás también aquel gol que valió un campeonato; una belleza inmortalizada en unas imágenes que podemos recordar cuantas veces queramos.

Decían nuestros clásicos que los escritores «abeja» ―así los llamaban― eran extraordinarios porque sabían escoger el «polen» excelente de los mejores escritores pasados y con ella elaborar su propia «miel», su obra, que era irrepetible y creaba escuela. No soy el primero ni seré el último en admirar la maestría que nace de las botas de Andrés Iniesta, ni tampoco soy el mejor en analizar su escuela futbolística, una escuela única y muy personal nacida de los aromas de dos o tres jugadores que le han marcado profundamente y a los que ha mencionado más de una vez. No son buenos los halagos porque, como dijo Cervantes, «debilitan». Pero sí es necesario ―sobre todo en nuestro país― ejercer el noble ejercicio del reconocimiento; por ello, desde aquí deseo compartir con todos los lectores mi admiración hacia un hombre que como pocos emociona con su arte y elegancia, y que sigue siendo un modelo social por los valores personales y deportivos que siempre ha defendido. Mi admiración hacia un maestro de la belleza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: