Posteado por: josejuanmorcillo | noviembre 22, 2017

Nevocultor

Ahora ha sido en Bonn: una nueva «Cumbre del Clima» que ha durado varios días y a la que han acudido unos doscientos países para revisar los flecos que quedaron sueltos en el Acuerdo de París. Otra Cumbre más, así, con mayúscula ―traducción del inglés Summit―, sobre cumbres de montañas sin nieve, cumbres de montañas devastadas por el fuego, cumbres de montañas con árboles talados, cumbres inanimadas, cumbres contaminadas, cumbres vacías. En esta última Cumbre con mayúscula se pide a algunos países que ofrezcan a la comunidad internacional un calendario de cierre de sus minas de carbón al ser este mineral la principal causa de la contaminación de nuestro planeta (pobre planeta de cumbres desnudas) y del origen de numerosas enfermedades humanas. Esta última, la de Bonn, servirá de base para la próxima Cumbre, así, con mayúscula, la que se celebrará en la ciudad polaca de Katowice, y para entonces seguirán huérfanas de vida y de nieve las cumbres del mundo, cumbres así, en minúscula.

El cambio climático es axiomático. Negar esta evidencia es caer en la sandez. Incluso los entomólogos advierten de que la acción contaminante del hombre ha empujado a la desaparición en nuestro país de insectos que hace pocas décadas pintaban nuestras apacibles primaveras. Llueve poco, suben las temperaturas y no llega la nieve necesaria. Ayer escuché la entrevista a un nevocultor (extraordinario neologismo, no recogido en el DLE) que trabaja en una estación invernal de los Alpes franceses. Un nevocultor es quien se encarga de crear nieve artificial y de distribuirla por las estaciones de esquí, y, aunque es reciente, no se trata de una profesión sencilla: hay que medir la humedad, la temperatura y escoger muy bien el tipo de agua de la que saldrá una nieve idónea para el esquí. Nieve de fabricación, nieve artificial, nieve de bote con la que pintar de blanco, temporalmente, las lejanas y huérfanas cumbres de nuestro planeta. Estamos modificando nuestro entorno y él hará lo propio con nosotros. Para evitarlo ya solo nos quedan las Cumbres, así, en mayúscula.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: