Posteado por: josejuanmorcillo | noviembre 15, 2017

¿Flipas?

Asistí hace ya tiempo a la presentación del cómic Demasiada pasión por el suyo, del humorista Raúl Cimas. Su autor improvisó una especie de monólogo en el que explicó la creación y elaboración del libro, cuyos protagonistas son friquis que, en palabras de su creador, «se lo flipan con lo que más les gusta»: los hay que flipan con el tema religioso, otros poniéndose de calimocho hasta las orejas y los hay que flipan sentándose en calzoncillos en el sillón de su casa engullendo horas de telebasura y litros de cerveza.

Los españoles estamos entre los europeos más adictos al televisor, y ahí están los últimos estudios y cifras que lo corroboran. Y miren que es difícil creer que en un país como España, en el que apetece tanto tapear, pasear y alternar, estén sus ciudadanos enganchados a la pantalla hora tras hora. Pero así es, no se puede negar la evidencia, como tampoco que entre los programas más vistos se encuentran los deportivos y los del corazón, además de esos que están agrupados bajo la definición de «telebasura» y que no son otros que los realities que hacen gala de una carencia de los más básicos valores éticos y morales.

Los norteamericanos han tenido el acierto de estudiar y dar nombre a los diversos comportamientos de los televidentes con un mando en la mano. El zapping (zapeo en español) es el cambio a un canal que nos gusta más; si este cambio a otros canales es más frecuente —cada dos minutos— se habla de zipping; en un nivel superior hablaríamos de grazing, que sucede cuando seguimos varios programas a la vez y, por tanto, el salto de canal es constante; y, finalmente, el grado que indica ya una patología preocupante y enfermiza es el denominado flipping, que ocurre cuando el televidente cambia sin parar y sin seguir ningún programa televisivo. Del verbo inglés to flip, que quiere decir `enloquecer´, ha surgido el español flipar, que tiene un uso similar.

Al concluir la presentación le comenté a Raúl que los humoristas no deben callar nunca porque lo que más les escuece a los políticos es la crítica inteligente. Entonces cogió un boli y me dedicó el libro: «Espero que lo flipes mucho». En eso estoy, Raúl.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: