Posteado por: josejuanmorcillo | abril 12, 2017

ETA y Trump

Al principio de esta semana, santa para unos y descanso primaveral para los más, a algunos les ha dado por procesionar en ciertas plazas internacionales. Para mayor escarnio a las víctimas del terrorismo etarra, la banda tocó otra pieza desafinada, cuyas notas ya no suenan bien para nadie; escenificaron un «entremés del arrepentido» cuyo argumento es un mal llamado desarme que desvelaba los zulos en los que se pudrían de humedad y de silencio miles de kilos de dinamita y de armamento ligero. Acabó la representación, y, como propina a este buen acto de fe en la paz, sus actores pidieron al público el acercamiento de los presos etarras al País Vasco. Y el público ni aplaudió; se levantó, se marchó y se juró que no volvería a sentarse para ver una chalanería de este calado. Voy a dedicar tan solo unas palabras a la banda y a sus músicos-actores: lo primero que tenéis que hacer es pedir perdón por el dolor causado a tantas familias; después desaparecéis oficialmente como banda, con siglas, hacha y culebrita incluidas; y, finalmente, acompañando a este último gesto, desveláis la localización de los zulos donde guardáis el armamento en buen estado. Y luego ya veremos qué se hace.

Si lo de ETA es un entremés burdo y zafio, lo de Trump es un sainete costumbrista, previsible en alguien que quiere hacer a EE. UU. grande otra vez apretando botones rojos de lanzaderas de misiles all over the world. Trump tenía la cara manchada del tizne del descrédito internacional y, como ya ha ocurrido anteriormente con otro presidente norteamericano, la mejor manera de limpiárselo es montar una cortina de humo lanzando casi sesenta misiles Tomahawk sobre una base aérea siria en respuesta al ataque con gas sarín que ordenó Al-Assad contra una aldea que nadie sabe localizar en un mapa y en la que fallecieron decenas de civiles musulmanes, musulmanes a los que Trump no deja entrar a su país porque no quiere terroristas. Y, ahora, el magnate ha prolongado unos minutos esta representación semanasantera al enviar una flotilla con portaaviones incluido cerca de las aguas de Corea del Norte para ponerse en jarras y hacerse el bravucón. Algunos se han levantado de sus butacas y tímidamente le han aplaudido.

No me gusta este tipo de teatro ínfimo y chabacano. Lo que necesitamos es mejores actores y una eficiente compañía teatral que actúe honradamente en este gran teatro del mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: