Posteado por: josejuanmorcillo | diciembre 15, 2016

Quijotes

Oscuros y espesos son los lodos de los tóxicos barros de nuestra política. Políticos ladrones y corruptos han dado un empujoncito macabro a este país para que no consiga salir de las arenas movedizas del estancamiento económico en las que se está fatigando hasta la extenuación. Lo demás es postureo y falsos mensajes para intentar calmar el desasosiego general. Mal momento para celebrar el 38º aniversario de una Constitución que muchos españoles no han leído, que no entusiasma y que, en algunos de sus artículos, necesita una reforma urgente; mal momento para mostrar una impostada mueca de orgullo constitucional. Nos tenemos que tapar la nariz todos los que hacemos esfuerzos ingentes para llegar a fin de mes, todos los que estamos perdiendo poder adquisitivo en los últimos quince años, todos los ancianos sobre cuyas espaldas de pensionistas soportan la manutención de hijos y nietos, todos los que están perdiendo sus hogares y los que aún no lo tienen, todas las familias que deben asumir los cuidados y medicamentos para grandes dependientes, todos los jóvenes que salen de los vomitorios de las universidades y se despiertan en una sociedad que les cierra puertas y que aniquila brutalmente su optimismo, todos los que engrosan largas y vergonzantes colas de paro, todos los que deciden acabar con todo y quitarse la vida ―diez al día: casi cuatro mil españoles se quitaron la vida el año pasado. Qué humillante fracaso social silenciado por el Gobierno―. «Los voté, sí, pero me tapé la nariz cuando metí la papeleta en la urna», dijo uno hace poco. Esta es una fotografía que nos podría retratar a millones de ciudadanos: respirar por la boca para no sentir el hedor de tanta basura.

He releído algunas declaraciones del Expresidente de Uruguay, el señor José Alberto Mujica. Son siempre un bálsamo aromático y revitalizador en medio de este muladar de miserias morales y de eternas vanidades. Quisiera destacar un pensamiento: «Pertenezco a una generación que quiso cambiar el mundo. Fui aplastado, derrotado, pulverizado, pero sigo soñando que vale la pena luchar para que la gente pueda vivir un poco mejor y con un mayor sentido de la igualdad». Ante el panorama actual, solo hay hueco para el esfuerzo y el compromiso guiados por ideales nobles. Ahora que van terminando los fastos por el IV centenario de la muerte de Cervantes, nuestra solución actual es abanderar una actitud quijotesca frente a estos nauseabundos gigantes modernos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: