Posteado por: josejuanmorcillo | marzo 24, 2016

Con patatas

Con patatas te lo vas a comer. Siempre se dice esto cuando se advierte a alguien de que es posible que se tenga que tragar sus palabras. Con patatas. Y con lo ricas que están las sirvan como las sirvan. Las patatas, que tienen sello español y copyright andino. Dicen algunos investigadores muy aburridos y de escasas ideas que la patata frita la inventó Santa Teresa de Jesús como recurso proteínico para las anémicas novicias que decidieron seguir la descabellada reforma de la abulense, para aquellas famélicas y ateridas jovencitas castellanas que, imitando las estrecheces de Jesús durante su pasión y calvario, aceptaron vestirse con tosco sayal y calzado descubierto y alimentarse de lo que la naturaleza tendría a bien ofrecerles en los duros meses invernales; y consciente la madre superiora de que sus hijas no sobrevivirían en aquellas condiciones decidió sofreír el triste y grisáceo tubérculo indiano en la grasa porcina que conseguía del tocino que algunas familias pudientes y generosas les regalaban. Con patatas les aprovechó el que sin duda fue para ellas el mejor manjar del mundo, ligeramente salteadas, con el delicioso color y el dulce aroma de la fritura. Los franceses, que de expolios y de expropiaciones indebidas están las páginas de su Historia muchas veces salpicadas, hicieron del invento español marca propia, pero el tiempo, señor y regidor de las crónicas de los pueblos, ha convenido en recolocar lo hispano en tierra hispana y dejar en la Galia lo que sus gallos cantasen.

En estos días de cirios procesionales y de calvarios de automovilistas en lenta y desesperante procesión hacia el Levante, las playas se llenan de turistas propios y lejanos. Muchos de estos son franceses, y entre su equipaje traen a sus perros. Las costas españolas se llenan de perros, de perros maleducados que orinan y defecan por donde sus dueños consideran que deben aliviarse y cuyas deposiciones quedan a la flor del berro y a la espera de que los dibujos estriados de la suela de un peatón se lleve parte de ellas como suvenir pascual. «¿Por qué no te lo comes con patatas?» (Per què no te´l menges amb cruïlles?), reza el mensaje del ayuntamiento de Alicante dirigido a los que no quieren recoger el zurullo de su can. Es un mensaje directo, sin rodeos, con palabras precisas e impactantes, desagradables para los sentidos, pero sobradamente comprensibles para todos los que no hacen del civismo una norma de convivencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: