Posteado por: josejuanmorcillo | marzo 2, 2012

Chuzos (2-3-12)

Hay frases que, cuando las escuchas por primera vez, se te quedan grabadas casi para siempre por su rotundidad, por su expresividad y porque simplemente cantan una verdad que todo el mundo sospecha pero que nadie sabe o desea desvelar. Ayer, sin ir más lejos, oí en un medio de comunicación un reportaje en el que se intentaba poner en tela de juicio algunos aspectos del sistema jurídico español, y de entre ellos se subrayaba la inconsistencia efectiva de la idea de que la justicia española es igual para todos, lo cual, si bien es un derecho que nos ampara, en la práctica no sucede así debido a que la destacada o elevada situación social y económica de un imputado puede ayudarle a ralentizar el juicio, a suavizar notablemente la pena si esta se dictaminase e, incluso, a gozar de privilegios carcelarios en el caso de que el acusado ingresase en prisión. El entrevistado dijo: «La justicia española parece caminar entre dos soluciones: la impunidad de los tiburones y la culpabilidad de las sardinas». Esto es: venía a defender el juez consultado que, partiendo de un mismo delito, si eres sardina, un español anónimo de a pie, trabajador, asalariado, la justicia se te aplica con la dureza y el rigor exigidos; pero si eres tiburón, un rico prohombre con contactos en las altas esferas sociales y que puede permitirse contratar a los mejores abogados, la justicia se te aparecerá tan bondadosa como esquivo el rigor de la ley.

Precisamente al hijo de esto, temiendo un empeoramiento del desprestigio de los profesionales de la justicia, en un periódico hallé escrito: «Muchos abogados se declinan por una rigurosa revisión de la práctica judicial». Acertada decisión, pero gramaticalmente incorrecta: la Real Academia de la Lengua recuerda que declinar significa `rechazar cortésmente una invitación o una responsabilidad´ y que no debe confundirse con verbos como decantarse o inclinarse, usados para mostrar una preferencia. Por ello se tuvo que haber escrito que muchos abogados se inclinan o se decantan por una rigurosa revisión de la práctica judicial.

En el reportaje que mencioné más arriba, un ciudadano al que pidieron su punto de vista sobre este tema judicial vaticinó que, como los españoles siguieran desconfiando tanto del sistema judicial, caerían chuzos de punta sobre todos los jueces y abogados que se dejan untar las manos o que malinterpretan las leyes. Los chuzos, palabra de origen árabe, los define la RAE como palos armados `con un pincho de hierro, que se usa para defenderse y ofender´, de ahí que se emplee este término como sinónimo de carámbano, pedazo de hielo con forma puntiaguda y bastante peligrosa si se desprendiese sobre alguien, y esta es la razón de que la expresión caer chuzos de punta se aplique a situaciones complicadas. No creo que este señor aplicara su declaración a un contexto violento o revolucionario, pero sí, quizás, querría anticipar que vendrían épocas difíciles si no se cambian o revisan pronto muchos aspectos y procedimientos de nuestro actual sistema judicial.

Anuncios

Responses

  1. Creo que no ha captado el significado de declinación aquí. Pruebe así: La declinación es un procedimiento morfológico de las palabras (en concreto de sustantivos, adjetivos y pronombres, que son los que actúan como núcleo de sintagma nominal) para expresar distintas relaciones gramaticales dentro de una oración. Así la declinación tiene el objeto de marcar el sujeto de una oración, el objeto directo, el indirecto y otras relaciones sintácticas


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: