Posteado por: josejuanmorcillo | enero 28, 2011

Un café (28-1-11)

Me tranquiliza saber que tomar tres o cuatro tazas de café al día resulta beneficioso para la salud porque ayuda a aliviar las cefaleas y estimula la producción de saliva y de jugos gástricos, lo que favorece que se haga una digestión correcta y sin ardores. Se ha demostrado, además, que la cafeína, que es contraproducente y muy peligrosa para el feto, reduce, sin embargo, el riesgo de cáncer de ovario.

Soy, como pueden imaginar, un cafeinómano, moderado a veces, compulsivo otras. Y por este último comportamiento adictivo y sin control que manifiesto en alguna ocasión me siento profundamente preocupado ya que unos investigadores de la Universidad de Durham, en Inglaterra, han publicado un estudio en la revista Personality and Individual Differences en el que revelan que el consumo excesivo de cafeína —unas siete tazas al día— puede llevar al adicto a sufrir alucinaciones, como escuchar voces que nadie oye o ver cosas que no existen. Yo conocía que la cafeína es una droga, posiblemente la más consumida en la sociedad actual, que actúa a los pocos minutos de ingerirla aliviando el sueño y la sensación de cansancio, y que en algunas personas aparecen cuadros de irritabilidad y ansiedad cuando no la consumen. Pero esto me ha pillado de sorpresa. El profesor Simon Jones, director de la investigación, sostiene que las alucinaciones por la ingesta excesiva de cafeína están directamente relacionadas con la presencia en el organismo de cortisol, que es la hormona que se libera como respuesta al estrés. La cafeína libera esta hormona, y, si encima estás estresado, más cortisol aún, por lo que en un día duro de trabajo y con varios cafés encima puedes ponerte a cazar moscas que solo ves tú o a oír voces o ruidos que solo están en tu imaginación.

Se cuenta que Alá, viendo que Mahoma estaba apenado por la apatía y la indiferencia de los hombres, le envió a través del arcángel Gabriel un regalo oscuro como la piedra negra de la Kaaba. Mahoma lo llamó Qahwa, que significa `que da energía o excitación´. Más tarde, los turcos tostaron la semilla y, una vez molida, la mezclaron con agua caliente: a esta bebida la llamaron kahve, y de este término derivó el actual café. No obstante no hay que olvidar que el origen del cafeto, que es el nombre del árbol, es el mismo que el de la propia humanidad; las plantas de café silvestre más antiguas se han encontrado en el este de África, cerca de Etiopía, lo que explica que sea el cafeto una de las primeras plantas cultivadas y consumidas por el hombre; además, su presencia en algunos países africanos está íntimamente vinculada con su folclore, por lo que el café es bebido o masticado únicamente en algunas celebraciones muy señaladas. Existe, por ejemplo, una leyenda africana que sostiene que las dos semillas idénticas que salen de su fruto son dos hermanos gemelos nacidos del mismo tallo, y, por ello, hay tribus que llevan a cabo pactos de paz y de hermandad untando las dos semillas con sangre y, una vez intercambiadas, las mastican ceremoniosamente.

Pero poca gente es conocedora de los efectos afrodisíacos del café. Un amigo de mi tío me aseguró no hace mucho que la cafeína es igual de efectiva o incluso más que la viagra. Basta con tomarse un cortado bien cargado antes de la cita. Y si es con churros, mejor. Tomo nota.

Anuncios

Responses

  1. … Marchando un cafe doble! 🙂

  2. Pero que sea aromático… y británico


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: