Posteado por: josejuanmorcillo | enero 14, 2011

Escuálidas (14-1-11)

Ahora que acaban de pasar las fechas navideñas, y con ellas la sobredosis de calorías, es cuando todos empezamos a preocuparnos por los dañinos y poco estéticos kilos de más. Nos miramos al espejo y nos lamentamos de los excesos gastronómicos; y, mientras, los gerentes y trabajadores de gimnasios se frotan las manos a la espera de la ya segura avalancha de clientes angustiados por su sinuosa y malsana silueta. Ahora bien, nuestro interés por la estética corporal no es algo que tengamos que calificar de reciente; todas las épocas han impuesto unos determinados cánones de belleza que eran respetados y seguidos a rajatabla por muchas personas —principalmente mujeres— que, en ocasiones, cometían auténticas barbaridades para no salirse de la moda socialmente impuesta.

En el Renacimiento, por ejemplo, el modelo de belleza lo representaba la mujer angelical, de aspecto cándido y virtuoso: pelo largo y rubio, ojos claros, una silueta más bien delgada pero no demasiado, bien proporcionada en sus medidas y, sobre todo, con la piel muy blanca. El ansia por conseguir la blancura extrema en la piel llevaba a las adolescentes a comer albayalde —una especie de yeso con el que se maquillaban— acompañado de generosos tragos de vinagre; algunas de ellas morían por severos atascos y perforaciones intestinales. Las altas esferas políticas y religiosas de la sociedad española del XVI veían con buenos ojos la costumbre que practicaban las familias más pudientes de comprar un esclavo negro para pasearlo por las calles de la ciudad cerca de la dama para que el contraste cromático acentuara aún más la blancura de piel de la señora. Francisco de Vitoria, profesor de la Universidad de Salamanca a principios del XVI y considerado el padre del Derecho Internacional por su defensa de los indígenas americanos, no alzó su voz contra la indiscriminada y vejatoria trata de negros. Vaya paradoja.

Hoy en día, lo que se lleva es la delgadez, tanto por recomendación médica como por motivos estéticos. Ahora bien, una delgadez normal, no exagerada. Vemos desfilar casi a diario a unas modelos famélicas empeñadas en mantener una cinturilla imposible, irreal. Coincidirán conmigo en que, al ver esos brazos y esas caras rotas por la hambruna, da ganas de darles un generoso plato de gazpachos para que recuperen el color y la sonrisa.

Por todo ello, y con toda justicia lingüística, podríamos definir a estas criaturas hambrientas de escuálidas. El término les va como anillo al dedo, ya que proviene del latín squalidus, que quiere decir `tosco, sucio´, como los tiburones (o escualos, del latín squalus), que se alimentan de lo que encuentran, incluida la carroña. Así pues, escuálido se aplica no sólo a una persona tosca y de aspecto descuidado, sino también a la que está exageradamente flaca, lo que no deja de ser repulsivo y desagradable para la vista.

Claro que también las podríamos describir como escuchimizadas. Por su origen incierto, esta palabra resulta curiosa y, a la vez, interesante por las teorías que circulan acerca de su nacimiento. La más extendida es la que plantea Corominas en su Diccionario, donde defiende que el término puede ser el resultado de un cruce entre escurrido, es decir, `estrecho de caderas, enjuto de carnes´, y chamizado, que quiere decir `lo que tiene aspecto de tugurio sórdido´.

Por tanto, concluimos que no es precisamente un elogio llamar a alguien escuálido o escuchimizado, a no ser que “tugurio sórdido”, “repulsivo” o “tosco” sean ahora, y por cuestión de moda, unos cariñosos y amistosos piropos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: