Posteado por: josejuanmorcillo | noviembre 12, 2010

Sensibles (12-11-10)

Ha llovido, pero poco, y, según las últimas estimaciones, haría falta una lluvia continua de varios meses para paliar la incipiente sequía que estamos sufriendo tanto nosotros como los animales, sobre todo aquellos cuyo hábitat se encuentra próximo a las cuencas fluviales. He oído a gente del campo decir que estas lluvias son como lágrimas de alegría: mojan, pero no empapan; alivian y no hacen daño.

Los medios de comunicación se han hecho eco de la situación, aunque algunos con más fortuna que otros. Escuché en la radio a un periodista que dijo lo que a continuación les voy a transcribir: “Del bajo Júcar se están trasladando los peces que peligran su supervivencia, y todo ello debido a que la lluvia no hace acto de presencia y los índices de sequía son ya muy sensibles”. Pocas veces he visto reunidas tantas impropiedades, tantos solecismos en tan poco espacio textual.

Lo primero que nos desconcierta es “los peces que peligran su supervivencia”. Es difícil encontrarle el sentido, salta a la vista, pero responde a un error desgraciadamente muy frecuente, conocido como quesuismo, y que consiste en el empleo del relativo que y del posesivo su en lugar de las partículas cuyo, cuya, cuyos o cuyas. Con insistencia llegan a nuestro oído frases del tipo “Esa es la chica que su padre tiene una farmacia”, cuando debería decirse: “Esa es la chica cuyo padre tiene una farmacia”. Por tanto, y si recordamos las palabras del periodista, corregiríamos la estridencia de esta manera: “Del bajo Júcar se están trasladando los peces cuya supervivencia peligra”.

Hacer acto de presencia consiste en que una persona, no una cosa ni un fenómeno meteorológico, voluntaria y decididamente se presenta en un lugar. Una hoja arrastrada por el viento no puede hacer acto de presencia en la terraza de un restaurante; la lluvia cae o no cae, aparece o desaparece, pero no hace acto de presencia. Se podría argumentar un uso metafórico, por lo que, así, su empleo no sería del todo descabellado; pero este no es el caso.

Finalmente se dice que “los índices de sequía son ya muy sensibles”. Y miren que esto sí que me ha llegado al corazón, y más en estas fechas otoñales tan indicadas para la melancolía. Sensible es aquel capaz de sentir emocional o físicamente, o es todo aquello que puede ser conocido a través de los sentidos, o, en fin, lo que mueve sentimientos de pena o de dolor; yo no sabía –fíjense ustedes por dónde- que los índices de sequía fuesen capaces de sentir alegría, llanto o congoja. Unos índices son alarmantes o esperanzadores, pero no sensibles, que es un disparate. El error radica en emplear el adjetivo sensible con el significado de `preocupantes´ o `de gran tamaño o trascendencia´. Así, y por poner otro ejemplo, sería un dislate argumentar que “las pérdidas de una empresa son sensiblemente mayores con respecto a un ejercicio anterior”: aconsejamos utilizar algún otro adverbio como considerablemente, cuantiosamente o notablemente.

Al hilo de esto, y al margen ya de disquisiciones lingüísticas, creo que sigue siendo una asignatura pendiente de nuestra sociedad actual la educación de la sensibilidad, y más en los tiempos que corren, en los que aún hay gente que opina que llorar, sobre todo en las despedidas, es de ser un “perfecto mierda”. No le vendría mal al autor de estas palabras una relectura de Quevedo, para quien las lágrimas eran “alma en líquido fuego transformada”.

Anuncios

Responses

  1. Hola,
    Yo creo que la palabra “sensible”, está utilizada en el sentido, de lo que es perceptible por los sentidos.El mundo sensible, es el que captamos, percibimos con nuestros sentidos y de ahí el significado, al menos es el motivo por el que yo no había visto nada anormal.Pérdidas sensibles son entonces, las medibles, las que tienen afinidad con la cantidad, y con la materia.No sabía que sólo había un sentido para esa palabra.

    Creo que se equivoca en lo de la sensibilidad.Vivimos en una sociedad sensiblera, victimista y llorona,(sólo hay que ver los medios) y que piensa erróneamente, que eso es Sensibilidad.La gente que prohibe los toros, se piensan que son extraordinariamente humanos, sensibles, evolucionados, etc.También los que se indignan porque 4 monjas, limpien un altar y les golpea su sensibleria correcta.Sería absurdo tratar definir con conceptos exactos que es la sensibilidad.El que la tiene lo sabe, y la sabe leer en los demás.Pero estoy cansado de ver futbolistas, lloriquear por nada, no le veo la gracia.Un saludo, me encantan sus artículos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: